Seguidores

miércoles, 16 de marzo de 2011

fatuo

Hoy tome una pastilla completa de sertraline. Siento algo de presion en el pecho pero no estoy agitada, al contrario estoy de bajón.

El insomnio va mejor desde hace dos dias, ahora es como si quisiera pasar el dia entero durmiendo, si pudiese. Siento que he perdido el interés por todo. Que todo me es ahora indiferente. Puedo apreciar, aún, la belleza de las cosas, pero es como si el mundo quedase lejos de mi. Como mirarlo todo desde una burbuja sucia que distorsiona la percepción.

Ahora que lo pienso talvez no quiero curarme en lo absoluto. No quiero abrazar la realidad como si fuese de oro porque algo me dice que no es asi. Que la realidad no vale la pena, que es preferible mi ombligo rosado aunque solitario.

Tampoco puedo dibujar porque todo me parece fatuo. Todo es fatuo. Todo es vanidad.

Pero aveces la poesía sí vale la pena. Coleccionar palabras entre los bytes que queden arregladitas sobre el marasmo mundial. Encontrar al menos dos palabras entre la basura diaria como sonidos de pájaros en la madrugada después de los infiernos y reconocerlos y transportarlos a una jaula sagrada para conservarlos vivos para siempre.

Perderse, perderse es mejor que encontrarse y volverse de humo. Vomitada por el tiempo, como  una hija abominada y proscrita.

El lugar de los vivos. La dimensión de los minutos y las canciones. De la línea infinita del ojo.

Todo es poesía. Todo es infierno. El infierno de no querer salir.

8 comentarios:

Xindansvinto dijo...

"El infierno es un lugar solitario" (Charles Bukowski).

No sabes bien cómo entendemos lo que dices: esos fuegos fatuos que se ven a través de un falso espejo distorsionado (pero no el maravilloso de Lewis Carroll, ni siquiera el esperpéntico de Valle-Inclán). Sin embargo la poesía, sí, incluso a pesar de la poesía:

«En el erial
lo primero es recoger las palabras
algunas pesan demasiado para unas
manos inexpertas
otras tienen
astillas que
se clavan entre los pliegues
de la piel
y las manos se van quebrando

[...]

lo siguiente será más
complicado, habrá que
sembrar el germen de aquello
que no es palabra

y esperar la tormenta
dentro del círculo sagrado.»

Lo escribimos hace años y hoy es un souvenir de aquella temporada que estuvimos de vacaciones en el infierno, tu texto nos lo ha recordado.

Salud, Adriana.

Adriana dijo...

ah! mi querido Xindas: sin Usted este blog no sería lo mismo, no podía ser tampoco de otra manera, y es que usted(es) tenia(n) que estar necesariamente hecho(s) de poesía...

Ya pronto habrá sol y seré una lagarta aletargada y bronceada y seguiré teniendo sed.

Susan Urich Manrique dijo...

La verdad no existe, creo. Es un vaso que cada quien llena con lo que quiere creer, con lo que necesita creer para tolerar su naturaleza diminuta e insignificante. Aún así, cuando el mito de la verdad se muere, caemos en coma profundo, es también mirarse el ombligo desde el lado izquierdo, otra forma de ser egoísta, más franca, pero aún así, egoísta. Lo bueno de quebrarse en mil pedazos es la oportunidad de rearmarnos a voluntad, trabajo tedioso y largo, pero que logra inventarle un nuevo sentido a las cosas, un sentido lateral de las cosas que amplía la percepción. La poesía es tan inútil, tan completamente inútil que es imprescindible, por eso no me extraña que aún le encuentres sentido. Creo que la vida oscila entre los polos, entre los opuestos, se balancea, avanza, retrocede, y nosotros vamos dentro de esa botella, sin asideros. Así que nada, hoy nada tiene sentido, mañana el patrón irregular de huecos en un guijarro es suficiente para justificar la existencia. Así estamos, así somos. Y bueno, sobre la vanidad... el sólo hecho de aspirar a crear algo es un acto de vanidad, nosotros, que solamente tenemos la capacidad de REcrear. Un abrazo.

Adriana dijo...

la verdad no existe Susan, el infierno tampoco, ni una posible justificación menos. El milagro de estar es injustificable y por eso es tormenta y belleza a la vez. besitos

Aidé Baute dijo...

Me quedé enganchada con una frase del comentario de Susan : "Lo bueno de quebrarse en mil pedazos es la oportunidad de rearmarnos a voluntad ... " confieso que yo me siento hecha de retazos, no porque en algún momento me haya roto, yo siempre me recuerdo así, y escojo los que más me gustan para mirar a través de ellos la "realidad" como si fueran vidrios de colores ... así vivo, nunca me he planteado si es "normal" o no ... a veces la poesía nos llega directo al corazón sin pasarnos por la cabeza y nos inunda de sentimiento tal como la música, para mí esas son las pruebas de que no "somos" este cuerpo, solo lo habitamos temporalmente ...

Adriana dijo...

Aide: si es que el comentario de Susan es mejor que mi entrada! por cierto que te recomiendo que la leas, Susan es un genio de las palabras!

Julia dijo...

Tu escribe, porque lo haces muy bien y si no escribes te echaremos de menos, a mi me gusta como escribes.

Un besito

Adriana dijo...

Mil gracias Julia, tranquila que no se parar de escribir! :)