Seguidores

viernes, 30 de diciembre de 2011

propósitos cotuféricos para el año que viene

feliz año a todas mis niñas y niños que me leen!

Ha llegado el momento de hacer la lista de los propósitos para el año que viene. Como si las fechas importasen. Ay, el universo es indiferente a nuestras mediciones, pero no podemos evitar sentirnos los dueños de todo. Somos semi dioses psicóticos y divertidos.

Bueno, a la tarea:

Relativo al peso: alcanzar los 46: que solo faltan tres, no es tanto! Dejar los laxantes y los diuréticos y no atiborrarme de comida para no sentirme culpable después.

Relativo a la salud mental: mantenerme feliz y durmiendo bien. No buscarme más problemas reales o imaginarios. Sobre todo no los imaginarios. Salir de mis paranoias y de las obsesiones.

Relativo al trabajo: aplicar para ser astronuta y si no lo consigo, seguir aprendiendo, normalita como estoy.

Relativo a la vivienda: pagar mis deudas y buscarme una casa más grande en la misma urbanizción donde vivo, o algo similar. Importante que tenga piscina.

Relativo al ejercicio: Conseguir practicar yoga al menos dos veces a la semana.

Relativo al arte: seguir dibujando, seguir pintando, lograr vender algunas cosillas. Tomar las clases en torpedo factory o concursar para alguna exposición colectiva. O individual.

Relativo a la familia: comunicarme mas y mejor con todo el mundo, y sobre todo, no ocultar mis emociones.

Eso es todo, feliz año otra vez. Millones de gracias por leerme las estupideces y las seriedades también.

jueves, 29 de diciembre de 2011

suicidal toughts

Antes que nada despreocúpense. No estoy pensando en suicidarme, ni lo voy a hacer.


Ya calmados, pues si. Los pensamientos suicidas han sido una recurrencia en mi vida, toda mi vida. Talvez porque conviví con una madre parasuicida y un padre alcohólico, tengo más conciencia de la destrucción y de la muerte, que de la vida y del disfrute.


Estoy publicando en este blog la misma entrada que publiqué en Artefactos del Olvido porque se que algunos de mis lectores de chaseland no leen mi otro blog. Y pienso que puede ser esclarecedor talvez para algunas.


Cuando uno le confiesa a alguien que esta pensando en suicidarse la reacción por lo general es de rabia, miedo, incomprensión y rechazo. El suicida en ciernes en lugar de encontrar comprensión y afecto, lo que encuentra es todo lo contrario a lo que busca. Contradictorio verdad? Porque se supone que si uno lo que busca es afecto, no debería buscar el afecto en la muerte sino en la vida. Y mientras más fabulosa es en apariencia la vida del suicida, pues peor y más absurdo parece el pensamiento de la muerte para los que están afuera que además afirman quererlo a uno.


Al suicida, al deprimido, al enfermo, no le queda más remedio que culparse a sí mismo por tener tales pensamientos. Convencerse de que el extraño, el outsider, es él mismo.


Y es que,  bueno, este es un post muy difícil de escribir, porque estoy ahora mismo ordenando las ideas y la cosa no esta quedando tan clara en las letras como en mi mente. Pero prosigamos, que igual no es que me importe demasiado ya la falta de calidad literaria de mis posts.


Talvez lo mejor sea comenzar por el principio y preguntarse por qué el suicida busca afecto. La respuesta más obvia es casi siempre la verdadera no? Pues bien. El suicida busca afecto por la misma razón que cualquier persona busca afecto, porque el afecto, las emociones, la comunicación, son necesidades vitales de cualquier individuo. Entonces si queremos comenzar por el principio de las cosas, no se puede comenzar a pensar en el individuo a partir de su madurez, sino que hay que pensar en el individuo a partir de su inmadurez y su propia historia personal de desamor. El desamor no es nada más haber tenido mala suerte en las relaciones de pareja. El desamor nace en el nacimiento mismo. En la infancia.


Si una persona no es deseada como hijo, si su venida al mundo no es celebrada con alegría y afecto sino con dolor, ansiedad y tristeza, si su presencia en el mundo es una carga más que una bendición, entonces es más que normal que esa persona no se sienta querida desde el instante mismo en el que nace. Pero ah! Recuerden que a ese niño o a esa niña, le van a enseñar desde chiquito que sus padres SI lo aman. Aunque sea mentira. Sus propios padres angustiados, van a intentar por todos los medios creerse su propia mentira de que sí aman y cuidan a ese niño que en realidad no deseaban para empezar y que les complica terriblemente sus planes personales. Peor aún, a ese niño le van a enseñar también que DEBE amar y honrar a sus padres y además estar agradecido de tener vida y poder vivirla.


Yo siempre digo que las emociones, lo incontrolable, lo inconsciente, existe. Podemos negarlo, podemos ignorarlo, podemos elaborar tesis y tratados que refuten su importancia. Pero será siempre como negar la existencia de las piernas  y negarse a utilizarlas. Las piernas estarán alli, atrofiadas e incapaces de andar, pero seguirán amarradas al cuerpo. Pues igual. Las emociones son innegables y por muchos esfuerzos que hagamos para ignorarlas o cambiarlas o sentir otra cosa diferente, la evidencia de la emoción original seguirá existiendo en el inconsciente y buscando expresarse de un modo u otro.


Entonces, las emociones que experimentamos de niños, si son "negativas", y lo pongo entre comillas, porque con la palabra negativa no quero juzgar sino expresar que esas emociones niegan la existencia del afecto y la comunicación, el niño que las experimenta, aprenderá entonces es que sus emociones no valen. Que sus protestas, su llanto y su necesidad de atención y de cariño son anormales y deben ser modificadas. En pocas palabras, que debe portarse bien y no molestar a sus padres, para que sus padres puedan continuar con su vida.


Si ese niño llegase a desarrollar algun tipo de conducta anormal, será inmediatamente diagnosticado por médicos o sicólogos que le pondrán una etiqueta de "desorden mental" y le dirán que su pensamiento es erróneo y que debe aprender a pensar de otra manera y a valorar las cosas de otro modo. El error está dentro de sí mismo y no afuera. Es su culpa sentirse mal y actuar en forma anormal.

I am the voice inside your head and I control you
I am the hate you try to hide and I control you
I am denial guilt and fear and I control you
I am the lie that you believe and I control you
I am the high you can't sustain and I control you
I am the truth from which you run and I control you
I take you where you want to go
I give you all you need to know
I drag you down, I use you up

A ese niño o niña le enseñarán entonces que sus emociones, el odio, la indignación, el dolor, y la culpa, son mentiras. Son distorsiones de su pensamiento, en pocas palabras lo dejarán fuera de sí mismo. Le demostrarán que es su culpa estar enfermo, que su desorden lo define y lo limita y lo maldice.

En la religión encontrará muy poco consuelo el niño que no es amado. Al menos en la tradición católica que es la que yo conozco, le dirán: no importa que tu padre no te ame. Dios te ama. No importa que tu madre no te ame. La virgen maría es tu madre y te ama. Pero eso también es mentira, y es tan sólo la prolongación de la mentira original paterna. Dios lo amará en la medida en que cumpla sus mandamientos. Si no los cumple, si peca, si se equivoca, dios le condenará al infierno infinito. Igual que le condenaron tus padres con su indiferencia e irrespeto. Igual que le condenan tus hijos o sus parejas, por su incapacidad para sentir amor. Será su culpa y no su carencia.

No somos los dueños de nuestro propio cuerpo, nuestro cuerpo pertenece a nuestros padres en la infancia, a nuestros amantes o parejas en la adultez, y ultimadamente a Dios mismo. Y todos ellos que dicen amarnos en realidad nos ignoran y nos dictan unas pautas acerca de cámo debemos actuar y pensar. O peor aun como NO debemos actuar o pensar. No fornicar, no matar, no robar, no mentir, no, no, no. Si te matas a ti mismo asesinas al templo de dios mismo. Cometes el peor pecado que puede existir que es desconfiar de la infinita misericordia de dios. Pero es eso verdad? Puede un dios o un padre infinitamente misericordioso ignorar atómicamente la necesidad emotiva de una persona? es la negación el camino a la salvación o es el camino al infierno mismo?

Si un suicida se asesina, le espera la indiferencia eterna de Dios, el infierno, o el odio infinito de no haber honrado la vida que le regalaron los padres aunque esa vida ya haya sido un infierno pintado de colores pastel, o el supuesto amor que nos regala nuestra pareja o nuestros hijos en forma de control y obediencia ciega a sus deseos y necesidades.

El suicida en realidad no está haciendo algo absurdo, mis queridos lectores. Está tan solo reflejando y obedeciendo aquello que le fue enseñado y llevándolo hasta sus últimas consecuencias. La negación absoluta de su ser y el respeto por su spropias emociones su vida y sus sentimientos.

Feliz año nuevo.

martes, 27 de diciembre de 2011

never again

No vuelvo a comer asi mas nunca en mi vida...

Un mensaje a aquellos que pretendan viajar en un crucero: no se puede comer tanto en tan pocos días, eso no puede ser bueno ni sano para el estómago!!!

Engordé DOS espantosos kilos en tan sólo una semana, no pude tomar laxantes sino hasta el final del crucero (no se sabe si uno va a tener donde ir al baño en una isla del tercer mundo) y el último día ya me quería tirar por la borda y no hablar ni socializar con mas nadie más nunca...

Ya me lo habia advertido mi shrink y mi claudia que a lo mejor me iba a sentir ansiosa, y tuvieron toda la razón de mundo, y es extraño, porque no es que tenga malos recuerdos del barco, es sólo que la ansiedad de comer como una persona normal, terminó por sobrepasarme...

Dieta de desintoxicación por un mes, hasta que me saque toda la basura que me comi!

Yo es que no entiendo esta obsesión social por la comida, que todo hay que celebrarlo es metiéndose cosas en el estómago hasta hacerlo doler... Detesto comer co....o! Detesto fingir que si me gusta la comida y que soy normal! que no! que no soy normal cara...o!

Siempre están diciendo que anorexia que bulimia, que la gente que no come esta enferma y tal, pero no son acaso igual de enfermos los que se atiborran de comida? Cómo puede ser sano comer tres platos de comida en lugar de uno solamente en una misma sentada? Meter en el estómago más de lo que cabe y mas de lo que se necesita tan sólo por saciar el placer lúdico de saborear algo?

Están enfermos todos los que diseñan los menús en los restaurantes, enfermos todos los dietistas que afirman que uno necesita 2000 asquerosas calorías al día. Que uno puede adelgazar y estar sano comiendo.

La única verdad es que para poder estar delgado y sano, hay que ayunar al menos dos veces a la semana o comer muchísimo menos de lo que recomiendan por ahi. Yo ya no creo en BMI's. Creo en el espejo. Creo en mi propia capacidad para juzgar cómo me siento, y cuando como mucho, me siento MAL.

No hay que dejarse engañar.

martes, 13 de diciembre de 2011

cruise


había una vez un barquito chiquitito...
 
Hola blogcito mío del alma querida que te tengo tan abandonado, ya te voy a escribir algunas cositas para que no te sientas tan solito, pobre.


En fin que voy mucho mejor con lo de los laxantes, deje de tomar senósidos porque se me estaban abriendo un hueco en el estómago, pero igual de vez en cuando me tomo mi leche de magnesia como para aplacar a las bestias que dicen que voy a engordar diez kilos en un dia.

No engordo, no adelgazo. Bueno si, he adelgazado otro poco, porque obviamente ante la imposibilidad de los laxantes es mejor evitar la comida, pero ahora me veo tan demacrada que estoy comiendo un poco mas para contrarrestar. Asi que seguramente ganaré lo perdido.

Es como si ya mi cerebro no pudiese más volver a los lugares oscuros. Las voces me llaman (es un decir) y yo quiero ir. Es un lugar horrendo pero estoy tan habituada que es como mi hogar y sin embargo ya no es tán fácil volver. Así que no me quejo. Me quedo del lado luminoso de la fuerza y ya.

El viernes me voy de vacaciones (merecidísimas) a un crucero por el Caribe. Anoche metí ocho bikinis en la maleta. Soy una exagerada, sin duda. A ver si logro sobrevivir el exceso de comida malsana que abunda en esos barcos.

También me sucedió algo medio tragicómico. Resulta que el tinte de pelo que yo usaba lo descontinuaron y entonces tuve que probar uno nuevo. Yo elegí el mismo color que usaba antes, pero el color resultante fue anaranjado. En cuestion de 20 minutos me convertí en strawberry shortcake. Un horror. No podía irme pelirroja para el crucero asi que ayer compré otro tinte más oscuro y me lo volví a teñir. Sigue un poco rojo, pero al menos ya no alumbro por las noches...

Y eso es todo. Mañana tengo cita con Claudia, pero me da una pereza gigante pensar acerca de qué vamos a hablar. Creo que soy la única paciente compulsiva que prepara sus sesiones con atelación y toma notas de lo que quiera hablar y además se lleva las notas a la cita! Que galla por dios!

miércoles, 7 de diciembre de 2011

will you still love me tomorrow?

Esa pregunta tan triste.

Cada noche.


Tonight you're mine completely
You give your love so sweetly
Tonight the light of love is in your eyes
Will you love me tomorrow?

Is this a lasting treasure
Or just a moment's pleasure?
Can I believe the magic of your sighs?
Will you still love me tomorrow?

Tonight with words unspoken
And you say that I'm the only one, the only one, yeah
But will my heart be broken
When the night meets the morning star?

I'd like to know that your love
Is love I can be sure of
So tell me now, cause I won't ask again
Will you still love me tomorrow?
Will you still love me tomorrow?
Yeah

gracias Amy

martes, 6 de diciembre de 2011

viernes, 2 de diciembre de 2011

ordenar

Anoche tuve un sueño de esos reveladores y Jungianos. Se los voy a contar por aqui junto con la historia que lo acompaña a ver qué opinan. Ya yo sé lo que creo que quiere decir y es buenísimo, pero igual es bueno escuchar opiniones de otros/as verdad?

Primero explicar la historia que lo acompaña.

Cuando yo tenía trece años viví el trauma de quedarme sin vivienda. Mis lindos papis que eran un par de irresponsables y que no se comunicaban entre si, se hicieron los ciegos y el día llegó en que apareció un tribunal en la casa y tuvimos que meter nuestras cosas en una maleta y mi papa lloró y despues desapareció y mi mamá (que estaba en el trabajo) no se enteró de nada hasta que la llevaron a un sicólogo y el sicólogo le dijo lo que estaba sucediendo. A nosotras nadie nos llevó a un sicólogo claro. A nosotras (mis dos hermanas y yo) nos dejaron en el apartamento de la playa, en una isla, solas por nuestra cuenta durante un mes o dos. Eso no lo recuerdo. Lo que sí recuerdo es ver a estos hombres metiendo todas nuestras cosas en bolsas y llevándose los muebles y a nosotras salvando las vajillas y las cosas que podían romperse y eran valiosas y llevándolas a la casa de los vecinos (que por suerte estaban de vacaciones) porque que la señora de la limpieza nos permitió llevarlos alli mientras tanto. También recuerdo (y les cuento que tengo un mareo impresionante al escribir estas cosas), que aquella noche no teníamos ni idea de dónde íbamos a dormir, y que mi papá como siempre a eso de las cuatro de la tarde se fue al bar a beber y que cenamos pollo frito en una cadena de restaurantes de estos de comida rápida (el tropiburger de los palos grandes) con mi mamá y que después dormidos amuñunadas en un cuarto en el apartamento de los vecinos. Ni mi abuela ni ningunos de mis tíos apareció por ahí y yo todavía no me entero de por qué. Ni de porqué no nos quedamos con ellos en lugar de irnos solas al apartamento de la playa. En fin. También recuerdo que yo no me atrevía a llorar. Me daba pánico de que si empezaba a llorar, todos nos íbamos a desmoronar y eso no le iba a hacer bien a nadie. Así que ahí nadie lloró. O talvez mi mamá si, no me acuerdo. Mi papá llegó a eso de las dos de la mañana, bebido como siempre, y yo no entendía cómo era posible que la vida continuase sucediendo y el tiempo siguera transcurriendo como si nada.

Al día siuiente se suponía que nos íbamos a Margarita (la isla) con la señora de servicio que había estado con nosotras durante tanto tiempo. Pero mientras esperábamos el autobús que nos iba a llevar nos dimos cuenta de que ella no iba a llegar y nos fuimos con mi papá. Del viaje hasta la isla no recuerdo absolutamente nada. No sé si nos fuimos en autobús o si mi papá manejó. No recuerdo nada. Sí recuerdo que la noche que llegamos, vimos drácula en la televisión y que yo por primera vez en mi vida dormí como si me hubiesen dado un martillazo en la cabeza. Es decir, cerré mis ojos y al abrirlos dos segundo después, ya era de día. También recuerdo que después de mudarnos, una noche de insomnio, mi mamá me dijo llorando, que yo tenía la culpa de todo lo que había sucedido, porque no le avisé lo que estaba pasando. (no comments)

Toda esta introducción larguísima es para que podamos comprender mi sueño de anoche.

En mi sueño, estábamos mis papás y yo en el apartamento nuevo de después de la debacle. Era una combinación claro de todos los apartamentos anteriores, pero el asunto importante es que estaba desordenadísimo. Como si al mudarnos hubiésemos colocado las cosas de cualquier manera y allí se hubiesen quedado sin que nadie las tocase por mucho tiempo. Todo lleno de cosas por todos lados, adornos, fotos, mesas, muebles, periódicos, de todo. Mis padres seguían haciendo su vida de negación en forma usual y yo no soportaba más aquel apartamento tan pequeño y abigarrado de cosas y sentía que me ahogaba. Asi que le decía a mi mamá - mamá ya basta de acumular cosas, parecemos hoarders viviendo así. Así no se puede vivir, tenemos que botar todas las cosas que no usamos y guardar todas las que están afuera en su lugar para que podamos tener espacio. Y a sabiendas de que nadie me iba a ayudar porque aquello seguramente les iba aparecer una empresa tremenda e imposible de conseguir, me puse a ordenar yo sola (como siempre). Y fui vaciando, y vaciando y vaciando el apartamento, y ordenando y limpiando hasta que encontré una puerta que pensé en principio que era un clóset. Al abrir esa puerta me dí cuenta de que habían otras tres habitaciones, ordenadísimas y enormes y con ventanas llenas de luz. Alguien en algón momento la había cerrado y nadie más la había vuelto a abrir. Yo me alegré muchísimo pues me sentí finalmente desahogada de haber habitado siempre el mismo lugar y haber descubierto que existían otros lugares y otras cosas y que además estaban ahí mismo, en mi casa. Entonces llamé emocionadísima a mis papás y a mis hermanas y les mostré las habitaciones, y los salones que había encontrado que además tenían camas suficientes como para la familia entera y dos baños más y una habitación de bebé lindísima, como para poner allí a un bebito o una bebita. Y todos nos alegramos mucho y nos sorprendimos mucho de descubrir que todo aquello estaba alli y que nunca lo habíamos usado antes.

Eso es todo.  Feliz fin de semana para todo el que me lea. Como yo siempre digo, parezco de librito...

jueves, 1 de diciembre de 2011

monólogos psicoterapéuticos xvi

Ya sé que esta foto
no tiene nada que ver pero es que
me gustó mucho la ovejita :)
Ayer mi linda Claudia me volvió a marear en ese sofá. Ella no se queda tranquila hasta que le digo -  me duele la cabeza! estoy mareada! para ya! y entonces hablamos de otra cosa hasta que me calmo y vuelve a la carga. Ella dice que el mareo me lo causa la ansiedad que me produce tener sentimientos reprimidos. Yo les juro que hasta ahora que voy a sicoterapia, jamás me hubiese imaginado que yo era una persona reprimida. Y mucho menos me hubiese imaginado que esa represión me pudiese causar síntomas físiscos tan brutales y reconocibles.

Me habló de la pérdida del yo. Y me mencionó este libro de Alice Miller que se llama "The Drama of the Gifted Child" y que plantea por primera vez la idea esta de que uno como adulto busca compulsivamente rellenar los huecos emocionales que una infancia abusiva nos deja. Alice Miller también escribió este otro libro (entre muchos), y que publicó en 2005 que se llama "The body never lies", que trata también de las enfermedades alimenticias y de cómo ellas son un reflejo de las cosas que uno ha ido reprimiendo desde la infancia.

Si bien en este momento de mi vida no podría decirse que sufro de anorexia, porque yo me obligo a comer (con lo cual lo que desarrollé fue una bulimia) revisando mi infancia y adolescencia, Claudia y yo nos hemos dado cuenta de que la sufrí durante muchísimo tiempo y desde muy niña. La primera referencia que tengo de mis problemas alimenticios se remonta a cuando tenía dos años. Mi mamá siempre contaba - un poco orgullosamente - cuando la gente le preguntaba acerca de mi flacura, que yo siempre había sido un problema para comer y que cuando tenía esa edad, ella toda preocupada llamó al pediatra y le preguntó qué hacer con mi falta de apetito. El pediatra, bien anticuado el, le respondió: no le des mas comida hasta que la pida, eso es una malcriadez de ella. Asi que yo estuve dos días sin pedir comida o agua o nada de nada. Cuenta mi mamá que cuando ya me vió dándome tumbos contra las paredes, porque no podía ni caminar, volvió a llamar al pediatra y éste le dijo que me diese un tetero para que no me deshidratase. Y ahi ella perdió toda esperanza de verme comer con apetito como a sus otras dos hijas. Eso sin hablar de las arqueadas y los regaños cada vez que arqueaba poruqe me obligaban a comer - o sea, todos los días y a todas horas -. Mi infancia, es un solo recuerdo infinito de todo el mundo intentando engordarme para dejar de estar por debajo del peso "normal" y de mi misma intentando contener el asco que me daba tratar de comer y de reprimir el movimiento involuntario que me producían las arcadas y las ganas de vomitar. También recuerdo cómo mi mamá me mostraba cada revista o artículo donde salían noticias sobre anoréxicos o de niñitos desnutridos del áfrica o de donde fuese y me decía así te vas a poner tu si no comes. Será por eso que odio que me pregunten si comí o que me digan que coma.

La pregunta de las sesentamil lochas es cuál es el sentimiento que sigo reprimiendo que me causa esta aversión por la comida o esta culpabilidad cuando como. Claudia dice que la comida es el bien fundamental del cuerpo y que cuando uno no tiene recursos para enfrentar las situaciones, pues se va a lo más básico que puede controlar, que es la comida y encuentra estructura en eso; pero que si uno llega a poder entender qué cosas le causan esos sentimientos y se da cuenta de que las amenazas fantasmales de la infancia ya no existen, uno será capaz de aprender a disfrutar de las cosas sin victimizarse. Sin tener miedo. Y entonces ya no necesitará las defensas.

Talvez si uno llegase a recibir todo el cariño que le faltó en la infancia y que le sigue faltando en la adultez, si uno llegase a ser capaz de sentir verdaderamente ese amor y no una dependencia o un ansia por rellenar un agujero de dolor, uno sería capaz de curarse de toda la confusión y distorsión educativa con la que uno crece. Y toda la disociación desaparecería, y uno encontraría su yo verdadero y encontraría también que vale la pena estar vivo y vivir... y claro está, comer.

Yo me siento mal, porque parte del probleme de tener un desorden alimenticio es querer llamar la atención y eso suele tener connotaciones negativas. Eso es lo que le enseñan a uno. No busques atención eso es de las personas egoístas. Pero resulta que a través de la terapia lo que estoy aprendiendo es justamente, que necesitar atención está bien. Y que aprender a recibirla y a disfrutarla también está bien. Yo que detesto que me atiendan, tengo que aprender a dejarme atender. La represión no es lo que cura, lo que cura es el cariño.