Seguidores

viernes, 15 de julio de 2016

problema

Tengo un problema. Bueno, en realidad tengo varios, o muchos, pero hay uno en especial que me corroe mucho mas que los otros.

Mi problema es la incapacidad para sentir rabia. Y la rabia es una emoción importante. Porque la rabia nos protege del abuso.

Mi problema comenzó desde muy niña, desde bebé. Poruqe mis cuidadores no me hacían caso. Y ahí aprendí y se me quedó profundamente incrustado en mi psique, que mis necesidades no eran importantes para los demás. Que no importaba cuánto llorase o gritase o protestase, nada iba a cambiar y mis necesidades no iban a ser satisfechas.

Aprendí a no pedir nada y a resolver por mi misma mis problemas y necesidades. Mínimamente claro, porque seguía subordinada a lo que estuviese disponible por parte de mis cuidadores y eso no siempre era estable ni estaba disponible para mi.

Así que reduje la necesidad a lo mínimo posible y me acostumbré a estar asi, defendida y alerta. Pero sin rabia. Sin expresar jamás mi rabia. Hasta un punto en el que ya no he sido capaz ni siquiera de identificar mi rabia como algo que pueda existir dentro de mi.

La rabia se convirtió en algo que sólo podía ser dirigido hacia mi misma, porque tan solo yo misma podía administrarlo en secreto y en silencio.

Por eso, cada vez que siento rabia, lo que quiero hacer es hacerme daño a mi misma. O lo que quiero es que me hagan daño los demás, para poder comprobar una vez más que puedo resistir cualquier cosa.

Como un fuego congelado que construye un iceberg cada vez mas grueso a su alrededor pero que necesita desesperadamente romperlo.

Romperme.

3 comentarios:

Ilduara dijo...

Verbalizarlo es el primer paso, ya eres consciente del problema, lo demás vendrá dado.

Un beso.

Adriana dijo...

Mil gracias Ilduara, sigo luchando por encontrar maneras de expresar sin desbaratarme :)

Amapola Azzul dijo...

Uf! Qué desesperación.
Besos.