Seguidores

jueves, 4 de agosto de 2011

monólogos psicoterapéuticos viii

O variaciones sobre un tema de cuento de hadas. O mejor, de cómo llevar a Chase a confesar todas las cosas que no le dice a nadie. O la fabulosa vida del mareíto constante parte dos.

Les voy a contar un cuento: Esta era una vez una Chase muy bonita, que vivía en chaselandia, no muy contenta en su casita del bosque con siete enanitos. En realidad no eran siete, ni eran enanitos, pero a ella le encantaban todos y los quería a todos por igual pero de diferente manera. Una mañana cualquiera, uno de los enanitos le ofreció una manzana a Chase. Pero ella, en lugar de aceptar esa manzana y comérsela, sintió asco. Tuvo un momento de clarividencia y se dió cuenta de que la manzana iba a estar envenenada y dijo no, gracias. No quiero tu manzana. No quiero que me alimentes, ni que me prepares la comida ni que estés pendiente de mi. Porque tu, enanito, en realidad no me quieres, lo que estás haciendo es comprar mi afecto a través de tus atenciones. Entonces Chase comenzó a mentirle al enanito y a decirle que si se habia comido la manzana, la sopa, el desayuno, lo que fuese. Pero en realidad no se comía la comida, la escondía o la botaba. Porque ella sabía que toda esa comida que le ofrecía el enanito, estaba envenenada de desamor.

Pasaron muchos años y a Chase se le olvidó aquel episodio de la manzana, sin embargo otro día cualquiera, mientras comía, de pronto sintió que lo que se estaba comiendo estaba podrido también aunque no se lo había ofrecido el enanito aquél del bosque, y que ella no podía comerse aquello. Y paró de comer y se levantó de la mesa. Entonces todos sus amigos le empezaron a decir que habia que comer y a preguntarle si ya había comido y que si le había gustado la comida y eso empezó a molestarla más y más y más, Sin embargo ella hacía un esfuerzo tremendo por comerse aquella comida podrida. Y entonces Chase, comenzó a sentir miedo y asco después de comer, porque hay un recuerdo de una manzana envenenada y podrida en su mente y ella rechaza ese recuerdo y entonces quiere sacarse todo lo que se metió en su cuerpo. Ella no quiere estar podrida como la comida. Ella lo que quiere es estar sana y limpia.

En realidad yo lo que habia ido a decirle a la sicóloga es que ya no soportaba más el mareo de las pastillas y que se estaba haciendo insoportable y que no me podía concentrar en el trabajo y que quería dejar de tomar las pastillas. Pero ella me dijo  -no, la desconcentración es un síntoma más de la depresión y tu mareo es algo somático, porque no estás expresando lo que sientes con todos los cambios que están ocurriendo en tu vida y me empezó a preguntar acerca de la vomitadera del fin de semana, y si yo había tenido algún ED y yo le comenté la sensacion esta horrenda de no sabér qué comer porque todo me da asco.

Y ahi ya no recuerdo mucho sino una cantidad de preguntas que me hizo mientras yo me mareaba más y más y más y ella me preguntaba que sentías aquí y que sentías allá y cuando me preguntó que sientes ahora le dije estoy super mareada y me eché a llorar. En realidad estaba mareadísima y el mundo me daba vueltas. Me tapé la cara y lloré un ratito y despues respiré y me calmé y ella me preguntó es mucho? paramos? estas bien?

jajaja que se supone que responde uno a esa pregnta?

No tengo ni idea de lo que siento ni de cómo sentir o expresar lo que siento y por eso me mareo.

Eso en realidad no me lo creo mucho, aunque es verdad que me mareaba también antes de comenzar a tomarlas, no tanto claro. Yo sigo pensando que son las pastillas, pero vaya usted a saber.

Y hasta aquí las variaciones sobre un tema de cuento de hadas, seguiremos en contacto...

8 comentarios:

Claïre dijo...

Leer tu blog es fascinante pero entre más leo y leo siento que no acabo de descubrirte. Eres súper misteriosa y a pesar de contar las cosas que te ocurren y cómo las sientes (con otra forma de redactar, a mi parecer más didáctica) tengo la sensación de que nunca acabaré de saber de tu vida porque no especificas las cosas o las demuestras más simples. Escribes lo mal que te sientes y que quisieras que todo acabara como si estuvieses contando algo de otra persona y desentendiéndote de tus problemas, tomándolos a la ligera..
La verdad (punto de vista personal) sería bueno que vez en cuando escribas tal y como te sientes y demuestres un poco más a través de las palabras tus emociones y nos cuentes de tu vida (y así aprovechamos de conocerte un poco más) :)

Adriana dijo...

Claire: primero que nada mil gracias por leer y decirme cosas bonitas :)

Eso de escribir como si la cosa no fuese conmigo se debe a que estoy disociada conmigo misma. Es decir, no experimento las cosas desde adentro si no que las observo desde afuera, para no sentirlas. Es algo que estoy trabajando con mi sicóloga. De hecho el hecho de haber admitido que talvez si tengo un desorden alimenticio fue el producto de ese indagar dentro de las emociones y tal.

Y bueno de mi vida, ok un dia de estos echo el cuento, pero es que mi vida no tiene nada de particular... una vida mas, igual que todas las otras.

mil besos mi niña

Aidé Baute dijo...

"Porque tu, enanito, en realidad no me quieres, lo que estás haciendo es comprar mi afecto a través de tus atenciones. Entonces Chase comenzó a mentirle al enanito ..."

que difícil ...

y que cruel ...

porque quizás ese enanito si te quería (a su modo) y al darse cuenta de que te le podías ir te quiso amarrar con la cadena más poderosa ... la de la culpa ... "no me dejes Chase Blanca Nieves mira que yo soy bueno y te quiero ..."cariño o no es una jugada muy sucia y sí le hace mucho daño a su víctima ...

" ... sintió que lo que se estaba comiendo estaba podrido también aunque no se lo había ofrecido el enanito aquél del bosque, y que ella no podía comerse aquello ",Chase is screwed up (espero que se escriba asi, este spanglish) y no distingue muy bien la comida buena ofrecida con el corazón, de la mala (la del enanito chantajista) ...

Oh! no sé que decirte Adri, solo que hiciste que me diera cuenta de algo, te lo agadezco infinito ... veo que ya estás llegando al meollo del asunto, Dios que valiente! ánimo y un beso ...

Adriana dijo...

al meollo, si, pero no se lo digas a nadie!

Mejor dicho: yo no se lo he dicho a nadie, lo digo aqui en este blog, pero se que solo me leen unos pocos...

Pero si, Gaby, el enanito era malo conmigo y con todos y auqnue yo se que me quería (o que me quiere) su incapacidad para demostrármelo me hizo mucho daño, tanto que convertí la comida en podredumbre...

en fin, aqui vamos, te mando un beso gigantesco y cuando quieras hablamos de la crisis de la mediana edad! es mas, el proximo post puede que sea sobre eos ;)

bye

MARIA dijo...

Es genial como has metaforizado tu sentimiento con este cuento, por cierto muy bueno.

Una vez más todo empieza con una manzana... y como en tantos cuentos "envenenada". Algunas veces lanzamos al aire alguna expresion jocosa, por ejemplo, con el capítulo de Adan y Eva, "¿por qué lo hicieron con toda la fruta que había?. Y otras, como en Blancanieves, entendemos que sin aquel terrible error, no la hubiera besado el principe.

Conclusión:

"¡Amiguita los caminos de la fruta son inexcrutables!".

(xDDDD, has sonreido?, :)

En cualquier caso yo espero que pasen esos mareos y que finalmente seas un final feliz. Un besazo.

Dahlia dijo...

Ya te he comentado muchas veces mi opinión sobre las pastillas Adriana, no creo que ayuden a curarse sino a matarse más lentamente y de una manera menos dolorosa quizás por permanecer drogada.
No me gusta tu psicóloga, utilizar la vía fácil de recetar pastillitas como si fueramos máquinas rotas me parece una gran falta de vocación por su parte para ayudar a los demás.
Es difícil verbalizar tanto caos, lo entiendo, pero lo haces muy bien, al menos yo, te estoy comprendiendo y me siento identificada contigo.
Te estás conociendo, no a ti realmente, sino lo que tu mente pretende hacerte creer. No te rechaces, eso hará que te pierdas. Acepta lo que encuentres por el camino, te acercará a la conciencia.
Un abrazo.

Adriana dijo...

Maria: los caminos dela fruta son inexcrutables! ay jajaja si, me he reído mucho! eres un amor,yo tambien espero que se me pasen pronto, por ahora, estoy durmiendo todo lo que no habia dormido por años!

Adriana dijo...

Dahlia: A mi las pastillas me las recetó el siquiatra, Mellman, te acuerdas?. Mi sicóloga es otra, ella no receta pastillas, solo que me recomendó que no las dejase de tomar sin consultar primero con el siquiatra, eso es todo.

me encanta que te sientas identificada, porque si las cosas que descubro en este viaje, te sirven a ti tambien, entonces estará justificada la existencia de este blog. Un beso grande.