Seguidores

miércoles, 10 de agosto de 2011

desorden y negación

Desde que la semana pasada mi sicóloga me mencionó que mis conductas respecto a la comida caían dentro de un diagnóstico de desorden alimenticio, estoy más que negada a aceptarlo. Es decir, yo como. Yo como todos los días y además casi siempre como las tres comidas. Casi siempre, si.

Es verdad que intento no cenar o cenar poquito. Es verdad que restrinjo las cosas que "puedo" comer en el desayuno y en la comida, pero básicamente lo que estoy intentando es comer más sano, menos grasa y tal. Y bueno también es verdad que aveces me da asco la comida, especialmente la carne, pero hay millones de personas que son vegetarianas o que no comen carne, y no pasa nada y no por eso tienen un desorden de alimentación. Y el asco lo controlo con técnicas cognitivas y me repito que la comida es buena y necesaria.

Y bueno, también es verdad que aveces, casi siempre, cuando como lo que la gente considera "normal" me siento como una vaca lechera y me tomo mis laxantes. Para sentirme vacía. Pero no vomito. La vomitadera de la semana pasada fue cien por ciento somática. No era yo, era mi estómago.

Asi que bueno, desde la semana pasada estoy en plan de demostrarme a mi misma que NO tengo ningún problema de alimentación y que en realidad lo que sucede es que como "diferente" a la mayor parte de la gente. Lo cual tampoco tiene nada de malo, puesto que yo soy como rarita para todo y me gusta ser asi...

En fin, el caso es que después de una semana de comer dentro de los esquemas que yo considero razonables y sin tener a nadie que me vigile ni que me haga comer más de lo que me permito a mi misma, resulta que he bajado dos kilos. Maravilloso by the way porque esos eran los dos kilos que estaba queriendo rebajar desde hace tiempo.

Y que paso? que me puse FELIZ. Feliz porque rebajé.

Y que pasó despues? me dije: - ves? no tienes ningún problema alimenticio, tu método funciona, ahora ya puedes rebajar los otros dos kilos que te faltan...

Lo único malo es que cuando rebaje esos dos kilos, habré llegado al límite de lo sano, y no sé si pueda mantenerme ahi...

Ok, si, lo admito, estoy negada. pero es que a mi me gusta mi método!

7 comentarios:

Susan Urich dijo...

A ver, esto me hace gracia, pero es un asunto serio. Mija, tu amiguita Lisbeth cocina de infarto, dile que te alimente. =)

No vale, ahora en serio Adriana, un problema alimenticio no es mal de morir, pero no te lo tomes a la ligera. Si realmente lo tienes, cuidate. Usa tu sensibilidad para enamorarte de la comida de nuevo. Un abrazote enorme.

Adriana dijo...

jajajaja, si ella y Jaco me alimentan los fines de semana... Y no, no es mal de morir, es solo un mecanismo inconsciente para sentir que la vida de uno esta bajo control cuando la realidad es que uno es una veleta al viento :)

Me cuido, me cuido...

Martina dijo...

Yo creo que muchisimas personas tienen problemas con la alimentación...empezando por los obesos, por que ser obeso es tan malo como estar en los huesos...

Creo que se tiene un desorden alimenticio cuando la comida condiciona tu vida y empieza a ser un problema...no?

Un abrazo enorme y gracias por pasarte por mi blog!!!

Martina dijo...

Por cierto, el juego de la muñequita me ha dejado alucinada...se ha tronchado de tal manera, que da hasta miedo...uuu que mala soy!!!

Adriana dijo...

martina: a mi ese jueguito me encanta, me recuerda a mi misma dejandome caer en las cosas mas bobas.

Gracia a ti por seguirme a mi!

un beso y cuidate :)

mc dijo...

mmmm... Esto me recuerda a mi M, que esta la pobre en el hospital. Cuidate mucho. Ella tambien estaba tratando de "comer sano".

Adriana dijo...

no, no eme, yo estoy bien. Yo me controlo las obsesiones, mejor dicho el zoloft me las controla, jajaja