Seguidores

martes, 16 de agosto de 2011

límite

Cual es el límite de un ser humano? de su mente de su cuerpo de su resistencia? De su salud?

Cómo pueden convivir dentro de un sólo cuerpo dos personas tan absolutamente opuestas? Cómo no destruirse entre si? O cómo llegar a distinguir cual es la verdadera o al menos escoger una de las dos caras?

Una mujer va, laboriosa, dedicada, inocente, haciendo sus cositas. Cositas de pajarito estúpido. De animalito que piensa un poquito y que le gustaría ser feliz. Y va y construye su casita, su ilusión de mundo bonito. El nido para estar calientita en la noche. El espacio para ser amada.

La otra mujer va destruyéndolo todo con la misma laboriosidad del pajarito. Con su cuchillo de plástico. Con todas las pastillas que consigue encontrar. Con todo el odio del que es capaz para hacer desaparecer al pajarito. Porque la detesta. Odia su fragilidad, su inocencia, sus despertares optimistas, su piel suave, su cara de muñeca extraña. Sus pasos cuando está cansada y cuando no lo está.

La insulta. La maltrata. La ignora. Le pone pesadillas y visiones de muerte sobre los ojos. La encierra y la amordaza para no escuchar sus quejiditos de pajarito herido y molesto.

Talvez algún día logre matar al pajarito idiota y se vuelva poderosa. Poderosa y fuerte. Talvez así se callen las voces y la vida puede convertirse en negrura y descanso. Y se detenga todo este sueño absurdo.

12 comentarios:

Xindansvinto dijo...

La imagen que eligió nos desasosiega.

Su escrito, no. Sabemos que no hay tal guerra, que solo es un ruido, una disonancia, una cacofonía en su transición de fase, y que antecede a la armonía y la eclosión de algo distinto y bueno, que simplemente le asusta porque no lo conoce.

Adriana dijo...

Si mi xindas, hay días que no me reconozco. Usted me dijo una vez que iba a descubrirme siendo otra, ni mejor ni peor, tan solo otra. Y aveces me siento asi. Sólo que entonces en lugar de abrazar a esa nueva extraña, intento destruirla...

Claïre dijo...

Ay no no no! Ni pienses que te harás dano Adri! Yo estoy segura de que tiene que haber una forma para quitarte esos pensamientos de la cabeza. Talvez tu no ves la respuesta porque la estás buscando dentro del mismo círculo y debes salir de él; porque yo creo que para todo hay una solución {para algunos casos más obvia que otra} pero a los seres humanos nos falta resolver muchas incógnitas aún que andan sueltas por ahí y la dejan como "crónica".
Y a propósito, en mi cabeza coexisten no sólo 2 sino muchos pajaritos que me llevan a distintas direcciones, digamos lo que le llamamos sentimientos.

Oh por cierto, pensé lo mismo de la canción cuando la escuché. Esa joven se debe romper la garganta para gritar así hahaha pero nótese que yo lo advertí en mi blog!

Saludos y que estés bien :)
{iré personalmente a separar tus pajaritos de la cabeza para que no te hagan dano, porque según yo, ninguno de los 2 suena bien.. son los extremos Adri! cuida los extremos)

Adriana dijo...

Si bueno Claire, lo que sucede es que cuando la mala está en accion, la buena la deja hacer, se deja hacer. Cada vez está más controlada, pero siento su odio crecer dentro de mí. y ya sabemos que pasa si la dejamos salir.

Yo apuesto por el pajarito tontito la verdad, al menos no le hace daño a nadie...

besitos claire

Claïre dijo...

Aww yo iré al otro extremo de donde tú vives u.u voy al estado de Washington {queda al noroeste de USA}. Tú naciste allí o de dónde eres? :o

Adriana dijo...

al otro extremo por completo!!!! :(
yo no naci aqui pero soy americana por mi papá... Yo conozco Seattle, es muy bonito, vas alli??

Dahlia dijo...

Hay muchos pajaritos intentando matarse los unos a los otros, pero estás luchando por salvar al verdadero. No somos monstruos, como nos hacen creer, somos seres humanos que tenemos una necesidad inmensa (y reprimida) de dar y compartir amor.
Un abrazo.

Adriana dijo...

Dahlia: es verdad, pero aveces me pregunto si esa necesidad inmensa, que nos carcome tanto, que nos destruye tanto, no es simplemente un deformidad de nuestro yo que de alguna manera, si, nos convierte en monstruos voraces de destrucción. Destruimos a nuestras familias, a nuestros amigos. Nos destruimos a nosotras mismas. Cómo no vamos a ser monstruos?

en fin que se ve que no ando demasiado positiva hoy, jaja ya se me pasará.

Blueberry dijo...

Eso se llama disonancia cognitiva, querida

SOMMER dijo...

Hay días para todo. Cuando vienen malos, lo imporante es pasarlos pronto, y bien.
Ánimo.

Adriana dijo...

Blueberry: disonancia cognitiva???? dios, otra cosa mas que añadir a la lista de trastornos, jajaja besos blueberry

Adriana dijo...

Sommer, eso, que yo este fin de semana, lo pienso pasar cual lagarta bajo el sol. Oh sol!, broncéame y dame vitamina D!