Seguidores

viernes, 29 de julio de 2011

fear

Ya sé que todos estaban esperando con ansias una nueva entrega de los monólogos psicoterapéuticos aburridos esos. Pero no. Esta semana no tuve terapia. Asi que no hay monólogo que recordar, ni sueños que analizar. Tampoco las historias graciosas de la Chase en su terapia de grupo con mister map ni nada de esos reality checks que me sacan de mi mundito de cristal.

O si. Un reality check en especial que se venía gestando desde hace mucho. Uno que me cambia el panorama de los próximos meses y quien sabe si del resto de mi vida. Y yo que suelo ser tan transparente y salida, no lo he comentado con casi nadie. Básicamente porque no quiero pensar en eso. La experiencia de la vida me ha enseñado que en realidad nada cambia, aunque el mundo entero se voltee. Y es muy loco y muy contradictorio, porque soy tan frágil para ciertas cosas, y para otras soy como de acero.

Bueno, puede que lo que esté sucediendo en realidad es que mi disociación ha tomado el control, y yo estoy escondida en mi closet, aterrada, mientras el señor ese del sueño se encarga de todo metódicamente y calcula el mínimo daño para todo el mundo.

Mientras tanto, yo espero pacientemente, a que las cosas pasen. Y las veo pasar. Las miro escondida, por una rendija de mi closet tibio y amable. Sin sentir absolutamente nada. Las emociones bloqueadas, enterradas. Sólo mirando las cosas pasar, como en una película.

La gente que sabe, mi amigos, los que me ven desde afuera, me preguntan  - como te sientes?

...y yo no sé qué responder, para variar.

Porque decir que no siento nada no tiene sentido, y hay que guardar las apariencias de que estoy normal, así que reacciono y me digo, piensa en una respuesta lógica y asertiva y respondo eso.

Estoy pensando en esto y en las cosas que me va a tocar hacer a partir de mañana, y me acabo de dar cuenta de que voy a tener que enfrentarme con muchos de mis miedos y Oh reality check de cada semana que no me dejas en paz!, me han dado mucho miedo, mis miedos. Terror. Pánico. Y me he puesto a hacer mentalmente una lista de ellos y son todos tan absurdos. Tan absurdos. Hasta bobos son.

La Chase que lo resuelve todo eficientemente y con una sonrisa en los labios, está asombrada, muy asombrada, de cuánto miedo tiene, en realidad.

6 comentarios:

Claïre dijo...

~Hugs~ tener miedo al menos te sirve de consuelo para darte cuenta que sí estás sintiendo algo.. falta atreverse un poco más? sólo tú puedes responder a eso :)

Xindansvinto dijo...

El miedo, como no podía ser de otra manera, asusta...

A volar, a volar, que volando se quedarán atrás sus miedos!! :)

mc dijo...

Tengo que sentarme a escribirte bien. El miedo se va a ir, lo prometo, cuando veas que todo sigue y sigue bien.

Adriana dijo...

Claire, querida, siento, si pero aceptar lo que siento - pasando por aceptar que es solo indiferencia talvez - es ya un poco mas dificil.

Toda la noche vomitando... super sicosomatica. Pero ya estoy mejor :)

Adriana dijo...

xindas: otro dia vuelo, hoy prefiero dormir, dormir, dormir

Adriana dijo...

mc: dale pues escribeme, que cuando tu me escribes me hace bien