Seguidores

lunes, 7 de mayo de 2012

obsessions

Cualquier desorden alimenticio aparece casi siempre como la necesidad de sustituir sentimientos que parecen imposibles de soportar, y entonces la persona enferma intenta detener el marasmo sentimental, el desorden creciente de las emociones destadas, ordenando la vida en un régimen totalitario donde manda un ascetismo absoluto en cuanto a lo que entra y lo que sale (en el caso de la bulimia) del cuerpo.

Para uno poder curarse lo primero que hay que hacer es (obviamente) querer curarse. Pero para  querer curarse hay que aceptar que ese régimen estricto hace más daño que el beneficio que promueve en cuanto al control de las emociones.

Si eso no existe no hay nada que hacer. El desorden es tan cómodo y fuerte que se convierte en la obsesión de la persona enferma que se aferra a él como la única cosa que le produce una sensación de éxito controlable.

Exito y fracaso. Porque siempre se puede fracasar o ganar y todo depende de uno mismo. No hay condiciones externas ni circunstancias que cambien la obsesión. Pueden obligarte a comer. Pueden evitar que vomites, quitarte los laxantes. Pero el desorden en si, la obsesión en sí y la sensación de poder que produce, no se quita con la caja de laxantes botados en la basura. Siempre se puede volver, siempre se pueden encontrar más y más espacios para el secreto, para las mentiras. De esta modo la sensación de control y poder por sobre los otros, (los que nos hacen daño auqne digan querernos) crece y crece y la persona enferma se siente menos vulnerable dentro de su desorden que dentro de la "normalidad".

La normalidad es una tabla rasa y enjabonada por la cual todos caen al mismo abismo descontrolado donde viven las emociones.

Los desórdenes alimenticios deberían llamarse mas bien Ordenes Alimenticios.

Porque no hay absolutamente nada desordenado en ellos.

8 comentarios:

Flaura Ponte dijo...

No tengo palabras, pero quería que quedara registro de cómo ha llegado hasta el fondo de mi alma.



http://www.youtube.com/watch?v=PldpBJEn4vQ

Morena dijo...

en caso de que hables de anorexia, si hablamos de bulimia no creo que sea nada controlado es mas bien un infierno en pleno descontrol ardiente y sediento de muerte.

Fernando Garriga dijo...

Sólo dos cosas:
Exito no siempre es ganar.
De cerca, nadie es normal.

Un muy fuerte abrazo y si seguis por el yoga te vas a encontrar. No cuentes calorías, contá abrazos.

Adriana dijo...

Flaura, mil gracias por el video, me alegra que te haya tocado esta entrada...

Adriana dijo...

Morena, depende, poruqe despues que te descontrolas, es cuando aplicas el control, purgándote o tomandote mil laxantes para volver a estar "vacía". En la anorexia loq ue se ha salido de control es la racionalización de que uno NECESITA calorías para poder estar vivo. :) besitos!

Adriana dijo...

Fernando: queeeeeeeeeééé, el exito TIENE que ser ganar, si no como se difruta??

Y es cierto, de cerca todos somos unos loquitos encantadores verdad?

Tranquilo con lo de las calorías, no ves como como, como una vaca todos los días?

(cosas del castellano que me encantan: como como como, repetido tres veces significando tres cosas distintas cada una)

mc dijo...

Yeah right. Te voy a mandar las fotos de M cuando estaba enferma. A ver si ves orden en eso.

Adriana dijo...

ouch. Eme, tienes toda la razón. Soy yo que aveces no razono bien... :(