Seguidores

lunes, 23 de mayo de 2011

dual

Ayer mientras paseaba por un bosquecito cerca de mi casa, con mi perra, tuve una revelación. No, no fue que me hablaron los extraterrestres, ni dios ni na virgen ni nada por el estilo... lo que entendí fue el mecanismo mental que me ha llevado a la depresión. La mala noticia es que es muy complejo y tiene unas raíces muy profundas.  La verdad es que era muy obvio lo que me pasaba, pero como siempre, es típico que uno no puede ver las cosas que tiene enfrente porque están demasiado cerca como para verlas.

La verdad más honesta que puedo compartir es que estoy disociada. Mi relación con la realidad está enferma, porque he vivido demasiado tiempo en el infierno. Y me he inventado una vida paralela para poder sobrevivir. Y aveces no puedo distinguir cuál de las dos es la verdadera, o digamos, no me interesa distinguirlo. Porque soy feliz en la realidad falsa, en la que me inventé.

Y mi mente ya no dió para más. Se le agotaron los recursos para seguir inventando razones para seguir inventando felicidades paralelas. Se perdió, la pobre.

Mi mente está absolutamente convencida de que la realidad es un infierno. Y por más que mi realidad cambie, mi mente no lo entiende, o no lo acepta. No porque no quiera, sino porque no puede. No puede ver, no puede escuchar otra cosa que no sea el submundo. Ni quiere soltar el submundo. Cualquier cosa fuera de ahí me causa pánico. Porque el infierno era real demasiadas veces. Porque la realidad es un infierno demasiadas veces. Y el mundo no es que ayuda mucho a cambiar esa percepción.

Y no conozco a nadie que desee vivir en el el infierno voluntariamente.

La única manera que existe, para quedarse en el infierno, es estar disociado, como yo. Y tener una vida oculta, una vida paralela que es todo lo contrario a la realidad.

Y, honestamente, yo no sé en cual de las dos realidades, prefiero estar...

3 comentarios:

Aidé Baute dijo...

Hay una cosa con la vida "paralela" ...

es la misma mente la que percibe las dos vidas

con toooodo su equipaje ...

entonces,

terminas reaccionando igual,

porque no te puedes disociar de tu background ...

ni yo me entiendo ...

pero lo tuyo lo veo muy claro ... porque lo veo de afuera.

Dios que complicado!

es que la mente le huye al sufrimiento (y eso es bueno en mi opinión)

la vida es complicada ...

no crees?

un beso.

Aidé Baute dijo...

Que mal que no te habló Dios o la Virgen o los ET, quiero saber porqué diablos no se acabó el mundo!!!

;)

Xindansvinto dijo...

Esa dualidad tiene muy buena pinta, si la combina con aquellas cuaternidades de las que en otras ocasiones nos hablaba, al final le salen ocho patas... cual octopus!
:D

Hablando, no sabemos si más seriamente, pero sí desde el otro lado, le diríamos lo mismo que Aidé: que es un pena que no hablara con ET para que le contara más cosas acerca de la alienación. :)

Sus descubrimientos son la clave, ¡menudo potencial tiene usted! (aunque ahora no se de cuenta). Besos saludables.