Seguidores

lunes, 9 de julio de 2012

30 days yoga challenge III y IV

Full locust pose.
A mi el torso apenas si se me levanta hasta el pecho
y las piernas apenas unos 20 cms del suelo...
El viernes no logré llegar a la clase. Pero no voy a contar por aqui las peripecias que tuve que hacer para llegar a mi casa, causadas en parte por mi despiste universal y por el sistema de metro de Washington DC, bastara con comentarles que sali a las cuatro y media dela oficina y llegue e mi casa a las siete de la noche. La clase comenzaba a las 6. Esto implica que an algun punto de los treinta días voy a tener que hacer dos clases en un día. pensaba hacerlo el sabado, pero estaba iguial muy cansada y decidi esperar a mas adelante cuando ya no me doliese tod el cuerpo.

La clase del Sábado estuvo bastante fruatrante en cuanto al equilibri y el balance, lo mismo que hablaba en el post anterior. Al final de la clase decidí que la actitud de presionarme para hacer las poses que implican balance y llegar hasta el pináculo de la pose en menos tiempo que los demas (mi eterno espiritu competitivo) es lo que está actuando en  mi contra, porque la ansiedad de hacerlo hace que me ponga tensa, y tensa, pierdo el balance y la tranquilidad.

Entonces el domingo me las tomé con calma y todas mejoraron bastante. Hoy pienso hacer un acto de humildad y no voy a pretender hacerlas completas. Solo mantenerme en la pose sin caerme. La ventaja es que como hoy es mi quinto día ya no estoy cansada y ya no me duele nada, entonces no hay que luchar contra el agotamiento.

La otra pose que me tiene amargada es la llamada Poorna-Salabhasana, o Locust pose. Se trata de levantar torso, brazos y piernas del suelo lo más posible y dejar solo el estómago en contacto con el suelo mientras uno sigue respirando con normalidad. Yeah right. La primera dificultad es esa justamente. Respirar en contra del suelo y mantener el cuerpo en alto. Para empezar soy incapaz de levantar el torso mas de unos pocos centímetros por más que aprieto las nalgas con toda mi alma. Es como que o levanto las piernas, o levanto el torso, pero todo al mismo tiempo, es overwhelming. Imposible. Asi que cuando la pose se acerca, ya estoy llena de frustracion previa y diciéndome a mi misma, ah ya viene la que tu no puedes hacer.

El único modo de luchar contra eso cual es?

Eso mismo, decir esta vez si, hoy si vas a poder, aunque sea un milimetro más, un milíetro vale oro y además vas a seguir tratando hasta que lo logres.

Como dice mi Jim:  Easy does it.

2 comentarios:

Snow Bunny dijo...

te leo y me dan ganas de hacer yoga o pilates jajaja :)

Adriana dijo...

estoy preocupada por ti, Bunny, porfa dime que no hiciste alguna locura...