Seguidores

viernes, 6 de julio de 2012

30 days yoga challenge II


Ardha Chandrásana
Half moon Pose.
 Superado el segundo día y acercándome a la tercera clase. La de ayer estuvo bastante difícil sobre todo a nivel energético. El agotamiento juega en contra, porque distrae le mente de sus objetivos y le pide a gritos irse a descansar. Pero bueno, por eso es que se llama el reto de los treinta días.

Una de las cosas que pensé mientras hacía la clase y sudaba cual cerda, fué que no debo pensar en hacer la clase perfecta todas las veces. Ni siquiera pensar en la siguiente pose. En un momento dado de la clase me puse a pensar en todas las poses que todavía faltaban, en el calor que tenía, en que me dolía aquí y allá, en que quería sentarme, en que el señor de al lado me ponía nerviosa y casi me da un ataque de panico. Si uno deja que demasiados pensamientos se acumulen en un mismo momento, no puede procesar nada y simplemente se deborda. Lo mejor es mantenerse en el presente y lo maravilloso del Bikram Yoga es que en realidad no hay más remedio que hacerlo.

Hay un par de poses que me estan dando problemas. He pensado que ya que estoy registrando este asunto del reto de los treinta días, debería meditar un poco acerca de cada pose y el reto que me suponen. No lo quiero a hacer por orden, porque me parece un poco aburrido, prefiero hacerlo según vaya superando o entrando en conflicto.

También he pensado en las expectativas que tengo para el momento de terminar el reto. Voy a ser una mejor yogi? mi cuerpo va a cambiar? Voy a estar mas energética o mas débil cuando termine? Ya veremos. El mantra de hoy debería ser mantenerse en el presente. El presente. El ahora. Ok.

Lo que más aspiro es llegar a mejorar las poses en realidad, al final. Si mi cuerpo mejorase, sería un beneficio extra, claro, y ahora que lo pienso, me parece de lo mas maduro de mi parte que el objetivo no sea el cuerpo sino el reto en sí mismo. Será que ya estoy cambiando? No lo sé, pero no me gustaría terminar el reto y seguir en el mismo lugar físicamente. Sería una gran leccion de humildad sin embargo, pero no quiero, no quiero la lección de humildad. Quiero mejorar.

En fin, ahora mismo estoy luchando con la pose de la media luna. En sánscrito Ardha Chandrásana. En inglés Half moon pose. La pose en general se me da bastante bien... cuando es hacia el lado derecho. Logro inclinarme incluso más de 90 grados. Pero del lado izquierdo por alguna razón, no puedo. Me angustio.  Supongo que debo intentar tan sólo respirar la pose sin pensar en que un lado está mejor que el otro y dejar que el balance vaya llegando solo...  hay que ser amable con el cuerpo, sobre todo si uno está tratando de hacer una proeza física como esta verdad?

Ahora que lo pienso, el estar mejor de un lado que del otro implica que hay un desbalance. Voy a trabajar en eso en mi clase de hoy, en el balance.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola nena! no te des todavia por vencida, y como tu dices, solo piensa en la pose del momento, por que si te pones a analizar las que faltan, y ver como lo hacen todos tus demas compañeros, te cansaras mas, y se te hara eterno!!... y eso que el yoga es una disciplina muy complicada! pero suerte!!

Este es la primera vez que paso por tu blog :D espero te puedas dar una vuelta por el mio, seguimos en contacto

Sullen dijo...

El yoga suena tan efectivo y complicado, esas poses me parecen de lo mas extrañas. Pero me gusta mucho el que impliquen tanta disciplina y un estado mental de concentracion elevado. Al parecer te esta sirviendo hacerlo, lo digo porque tus entradas son menos obsesivas. Me alegro querida, no hay cosa mejor que saber que estas al menos un poco mas tranquila.

Love you so much.

Dahlia dijo...

Buena prueba de que nos condenamos, y a la vez, somos nuestros propios terapeutas.
Lo que dices al final es precisamente lo que te iba a comentar, pero ya lo descubres todo sola, tienes una gran conciencia, utilízala a tu favor.
Quizás me anime a probar tus métodos, necesito un poco de silencio del de verdad, del que tú hablas, aunque sea por unos momentos, debe hacer mucho bien.
Un abrazo Adri!

Yo dijo...

Siempre me he dicho que haré yoga, pero nunca me decido, y ahora que me leo que te duele hasta el último pelo, no sé, no se. jeje.

besos

Adriana dijo...

Sullen: Siempre estoy mejor cuando hago yoga. Es como si lograse canalizar todas las frustraciones a traves del cuerpo y quedase vacía y tranquila. Hoy es el Dia cinco y ya no me duele nada :)

Adriana dijo...

dahlia: totalmente de acuerdo. Y te animo a que lo pruebes, cien por ciento. Meitar no es otra cosa que intentar callarse, y cuando uno lo consigue, hay tanta paz en el silencio!! besos!

Adriana dijo...

Yo: duele los dos primeros dias, despues ya no duele nada! pero eso es con cualquier actividad física! :)