Seguidores

lunes, 17 de octubre de 2011

change

El viernes mi Mellman me volvio a cambiar el antidepresivo, porque aunue estaba mejor, en una escala del uno al diez, yo seguía como en un cuatro para ser optimistas y se supone que cuando uno alcanza el beneficio del medicamento (lease, hace una semana) no debería echar para atrás. Básicamente el nuevo medicamento, Lexapro, es de la misma familia que el Celexa, solo que más intenso.  Y mas caro tambien. Pero al igual que el celexa no me causa efectos secundarios lo cual ya de por si es maravilloso.

El fin de semana ha estado bien, si mayores alegrías, sin mayores tristezas, por cierto: Gracias eme por tu llamada del viernes, eres como telepática tu :)...

Ojalá llegue el día en que pueda hacer las cosas sin poner un esfuerzo supremo en todo. Porque cansa vivir constantemente esforzada para las cosas más sencillas. Y ya yo detesto estar cansada, detesto estar triste, detesto tener miedo por todo.

Quiero cambios. Estar sana y no enferma, feliz y no triste ( o por lo menos no llorar por todo), energética y no arrastrada por los pasillos... Y el asco, que se vaya por dios, que se vaya.

2 comentarios:

Martina dijo...

Joder, yo tambien estoy cansada de cada dia sea un esfuerzo constante por estar estable, ya no por estar bien...si no por estar minimamente estable...luchar contra la ansiedad, contra el temblor de manos, luchar por levantarse de la cama, por no dejarse vencer por la tristeza...por los efectos secundarios de 10 pastillas diarias... Te comprendo perfectamente. Que lucha diaria las que nos ha tocado (o la que hemos elegido, ya ni lo se) vivir. En fin, te mando todos los ánimos que puedo, un abrazo enorme!!!

Adriana dijo...

uy si... pero no, no es una eleccion, es una enfermedad ok? asi que no te culpes a ti misma para añadirle mas cargas a las que ya tienes :)

a dibujar! jaja