Seguidores

jueves, 13 de octubre de 2011

monólogos psicoterapéuticos xiv

Ayer estuvo dura mi sesión. Yo no sé cual es el empeño de Claudia en hacerme recordar tantas cosas y en preguntarme que sentiste aqui y qué sentiste allá. Yo puedo recordar lo que pensé. Mas o menos, porque son cosas que he procurado olvidar. Pero tratar de recordar lo que sentí o verbalizar lo que sentí no es tan fácil y me causa una ansiedad tan grande que me bloqueo y no puedo ni entender lo que me dicen. Ella quiere llegar a las causas de mi depresión y mis comportamientos locos. Yo lo que siento cada vez que me siento en ese sofá es un mareo horrendo. La hora del mareo la he bautizado. Y admito que ese si que es cienporciento somático.

Me habló de tres etapas en la ansiedad. La primera es cuando uno mueve las piernas, por ejemplo. Esa está bien y es manejable. La segunda se vuelve visceral. Y uno siente dolor de estómago o mareos o sudor frío, etc. La tercera afecta las capacidades cognitivas y a uno se le olvida lo que esta diciendo o lo que está haciendo o se vuelve incapaz de concentrarse en las cosas cotidianas. Como una especie de incapacidad para hacer cualquier cosa. Yo creo que he pasado por todas esas etapas, la verdad.

También me habló de esta teoría psicoanalítica que me parece que es freudiana, que intenta explicar el comportamiento adulto a través de la evolución psicosexual infantil. Hay varias etapas en esa teoría y una de ellas es la etapa anal. Ella esta intentando correlacionar mi compulsión por tomar laxantes con eso. La compulsión de alimentarme y sentirme culpable por alimentarme y resolver el problema limpiándome por dentro. Proporcionándome el placer de desalojar mis intestinos de todo peso.

Es como si el peso emocional yo intentase saciarlo o resolverlo analmente.

Tambien me dijo mi Claudia que supuestamente el inconsciente "ordena" ese deseo infantil de jugar con las heces a través de la pintura. Porque con la pintura uno si puede permitirse la libertad del desorden. Ahi no hay que controlar nada. Y yo dije  - wow, parezco de librito...

Tambien está la etapa oral. La etapa de recibir placer oralmente. Esa como que tampoco la tuve muy resuelta porque yo lo que recuerdo de toda mi vida es no querer comer. Una lucha sin fin por engordarme que solo se resolvio cuando me casé. Talvez porque salí del infierno y pude al fin, comer.

El deseo infinito de sentirme amada por mi padre. Y a cambio de eso recibir solamente maltrato y rechazo.

La venganza estaba en la comida y en el comportamiento prohibido y secreto.

El caso es que despues de una sesión tan dura, yo fui incapaz de cenar. Saqué las cosas de la nevera para preparar algo y todo estaba podrido. Asi que me dediqué a botar comida podrida. Eso se ha vuelto tambien un placer. Un placer que es un pecado, claro, la comida no se bota. Pero la comida podrida si se bota.
Ni idea de si esa xomida estaba mala o no. Yo la vi mala y eso me basta.

6 comentarios:

Disorder† dijo...

Yo tampoco entiendo el empeño de las psicólogas en hacerte recordar... pero bueno "ellas saben".


Tenes el podes de describir todo exactamente, no sé como haces. ♥

Blueberry dijo...

A mi las teorias freudianas me ponen de mala leche.

En fin, la comida no se bota, no se come, no se toca. Vayamos por nuestro xanax Adri.

Claïre dijo...

Mira, leí ayer y no te comenté por falta de ánimo y de palabras ya que mi abuelita se preocupó de sobre alimentarme y tuve que inventar la excusa de tener el estómago delicado por comer mucho limón, por lo que debía comer cosas "suaves", pero igual me hizo comer más de lo que quería :s
En el app pues... conseguí los paperworks para viajar con remedios (casi, estarán en 20 días) y al psiquiatra me cansé de esperarlo; además que no quiero que me internen de nuevo, etc....

Y... la comida no está podrida, Adri.. no la botes.. tú sabes la historia de los ninos de África? bueno, no te la contaré porque todos la conocen y tú como mujer adulta debes saber distinguir entre lo bueno y lo malo.. a veces.. pero en fin! por último no bajes a la cocina, esconde la comida, cualquier cosa menos tirarla a la basura, ya? Besos, cuidate mucho!

Adriana dijo...

disorder: lo que pasa es que yo soy escritora :) que linda!

Adriana dijo...

Blueberry: uno tu y uno yo... besitos

Adriana dijo...

Claire: yo se, yo se que no se bota. Pero no es mi culpa, es la compulsión, el asco. La historia de los niños de africa me la repitieron hasta la saciedad cuando era niña... no me salvó entonces ni me va a salvar ahora.

Pero poco a poco no?

me alegra un monton que ya casi estes lista para venir!! yeeeii