Seguidores

jueves, 22 de septiembre de 2011

crisis

Ay cómo me gustan a mí las crisis! Si es que soy una drama-queen. Yo cuando sufro, sufro de verdad, no sufro a medias. Aveces me pregunto si todo el tema de cambiar de antidepresivo o dejarlo o lo que sea es por mi tendencia a ser drama-queen. Ya que no tengo problemas, me los invento. Te acuerdas eme? siempre decíamos eso.

El caso es que la fabulosa vida del mareíto constante se terminó. Ya no estoy mareada. Ahora lo que estoy es de vuelta a la casilla numero uno. Como en uno de esos juegos de escaleras y serpientes, que si caes en la casilla equivocada te vas pal foso. Pues asi. Casilla número uno, and let's begin again.

Mañana, si es que no estoy commpletamente despistada, tengo cita con Mellman. Menos mal que la secretaria me llama siempre el día antes. También decidí tomarme el día libre después de esta semana tan dura emocionalmente. Y laboralmente.

Esto de llorar el alma cada noche, non mi piace, no.

Tengo en la mente esta idea, de la auto-aceptación. Que uno tiene que aceptarse a sí mismo. Quererse.

Yo es que no sé. A mi eso me parece de una mediocridad supina. Quererse si, claro hay quererse, pero aceptarse, no lo llevo claro. Mejorar, mejorar, ser siempre mejor, ya tiene como más sentido no?

Y mi padre. Y los recuerdos del infierno. Yo quiero volver a tomar una pastilla que me haga olvidarme de todas esas cosas. Que me lobotomice los recuerdos y todo lo que ellos traen consigo.

El resto de mi vida quiero estar liberada de todos los traumas. Poder mandar a la mierda los traumas, pero con ganas. A patadas. Que no me definan nunca más las vergüenzas de los otros. Y si esto es a punta de pastillas, pues así será. No tengo las fuerzas para hacer esto sola. Ay pero que asertiva! si es que eso es aceptarse!

Acepto pues, mi debilidad, acepto mi fragilidad.

Señores, yo no soy fuerte. Adriana: no eres fuerte. Eres tán frágil como cualquiera.

9 comentarios:

Martina dijo...

Yo tampoco soy fuerte...y lo de aceotarse asi tal cual, como somos...a mi tampoco me convence...

Un besito...

Xindansvinto dijo...

Nos ha llamado la atención una cosa. Y es que no deja de ser curioso que cuando usted admite que es frágil no es que se acepte sin más, sino que lo emplea como punto de inflexión para fortalecerse. Salud, pues.

Rafael dijo...

Nadie se hace fuerte o frágil diciéndolo, hay que sentirlo...

Al final nunca se trata de quererse a uno mismo más, yo nunca he entendido como es posible querese a uno mismo. Es difícil seguro.

Venía con todas las ganas de echarte un cable con toda la carga emocional (u.u) pero hace una hora mas o menos me he hecho algo en la columna lumbar y creo que esta vez si la hice buena. Me estoy adicionando algun tipo de hernia discal a mi ya recontraquemada historia clínica. Con suerte no entraré al maldito quirófano y podré caminar normal. (Y el puñetero dolor que no pasa...)

Millones de abrazos.

Adriana dijo...

Martina: estamos de acuerdo entonces :D

Adriana dijo...

Xindas: pues si, no lo había visto asi, pero es cierto, acepto mi debeilidad y me hago fuerte a partir de eso, como el cuento aquel de no edificar sobre arena es?

Adriana dijo...

Rafael: espero sinceramente que estés mejor, que te has hecho?? pobrecillo.

A mi con la yoga me va fabulosamente bien. Pero para una hernia o algo asi, no se si este contraindicado, tu pregunta porsiacaso :)

millosnes de abrazos virtuales a ti tambien!

mc dijo...

Chase, a mi una sicologa me dijo una vez que uno no "mejoraba". Que uno crecia, lo quisiera o no, que incluso sin hacer el esfuerzo uno va evolucionando y creciendo y cambiando. Bueno, esta idea causa menos estres que esa de tener que estar constantemente alerta para mejorar.

Adriana dijo...

pues la verdad es que si...

un ocrece, y aveces crece para adentro y aveces crece para afuera. Como una figura amorfa que no sabe muy bien por donde va

Locaporunaobsesion┼ dijo...

No se porque decís que estoy de mal humor, nada más digo la realidad de las cosas! Besos