Seguidores

martes, 18 de septiembre de 2012

sigue viva II

Tal y como se los prometí voy a hacer el intnto de describir al personaje que dibujé por recomendación de Claudia - mi sicóloga -.

Lo primero que hice fue dibujar los pies. De hecho lo primero que pensé cuando me dijo que dibujara ami bully interno fue y ahora como le hago los pies? Los pies eran lo único que no estaba claro en la imagen interior del bully. Principalmente porque el bully no se mueve. Está anclado ahi en el desierto.

Lo segundo que me fue difícil de dibujar fue el sexo. No sabía si ponerle un sexo o no. Solo sabía que estaba desnuda. Estuve tentada a ponerle un clítoris grandísimo e hinchado, pero después me decanté por un esbozo de sexo simplemente.

Lo siguiente que dibujé fue el tronco que ya sabía que estaba famélico, y las costillas, detalladas y los pechos con sus pezones detallados también.

Los brazos fueron lo siguiente y por alguna razón tuve la necesidad de hacerlos largos, largos y ponerles manos enormes y abiertas. En una especie de postura que no se sabe si es de necesidad o de entrega o de pasividad total. La mano izquierda resultó tener dedos normales, pero la derecha, no. A la mano derecha le puse los dos dedos medios largos, como tentáculos. Creo que el bully usa los tentáculos para tocarse sexualmente o talvez para aferrarse a algo. Para sostenerse. Lo que si es evidente es que la mano no cumple funciones "normales". Cuando Claudia me preguntó, - por supuesto su típica pregunta de cómo te sientes al respecto -, no supe qué contestar. No tengo idea de cómo me siento al respecto de la mano deforme.

Después en la cabeza hice una boca pequeña, muy pequeña. Es una boca que no pide, que apenas habla, que no come. Una boca inútil que no sirve para nada. Una boca que es un adorno nada más del resto de la cara. Los ojos son lo importante. Los ojos están abiertos y observan. Lo observan todo. Los ojos son desmesuradamente grandes y están cansados y tienen sueño. Pero no se cierran. Vigilan. Los ojos vigilan.

Lo último que dibujé fue el desierto. Principalmente para explicarle a Claudia que el bully no puede ser rescatado aunque todos queramos rescatarlo y darle todo lo que le falta. El bully (o la bully) está anclada en el desierto. Al borde de un precipicio. No sabe estar en ningún otro lado. Arriba, a la derecha hay un pequeño sol frío que le habla del todo. De su pertenencia a un todo. Pero el sol está lejos y ella está en el desierto. Y para llegar al sol, hay que cruzar un abismo.

Asi que la bully se queda donde está. Detenida. Muerta de hambre, muerta de sed. Fascinada por su propia supervivencia. Incapaz de pedir ayuda, mira el abismo y mira el sol.

4 comentarios:

Snugglebunny dijo...

Con esto demuestras cada vez más tu capacidad de escribir! Me encanta leerte, Adri. Además que las cosas que piensas son tan fascinantes que me dan ganas de entrar a tu cabeza, conocer a tu bully y saber qué le pasa realmente.
Cuidate mucho!!! Te estoy siguiendo en Twitter, BTW ahaha (:

Rafael dijo...

Un bully entonces es la suma de todos los miedos, de la desesperanza y las mutilaciones humanas.

Valiente.

No todos somos capaces de ver dentro de nosotros mismos, y compartirlo.

Por no mencionar que tus dibujos son estupendos, ya me gustaría a mí tener tamaño talento. Aunque seguro dibujaría cosas cada vez más monstruosas. Imagino a mi propio bully alimentándose, volviéndose gigante, sin límites, egocéntrico, desquiciado, desdichado. Probablemente un día explote y yo con él.

Saludos, Adriana.

P.D: Gracias por seguir, aún, pasándote por el blog :)

Adriana dijo...

Snugglebunny: Yo si no escribo, me muero, simplemente. Mi bully pobrecita, estoy aprendiendo a sentir compasión por ella. Y no sabes como se desarma sabes? su poder que es intimidarme se desarma con compasión.

Adriana dijo...

Rafael: Absolutamente. Hasta me he sorprendido un poco poruqe no lo había visto así de claro. EL bully no puede joderte si no le tienes miedo. Su poder reside en el miedo que le tienes. Cuando el miedo es sustituido por compasión, deja de tener sentido....

Por otro lado, a mi me fascinan tus cuentos siempre entro a ver si hay algo nuevo, no me los perderia por nada!

un abrazo de oso!