Seguidores

miércoles, 16 de abril de 2014

inútil reflexión sobre la locura



Cuando todo desaparece, hasta las ganas de respirar, el pensamiento se abre a la posibilidad de encontrar caminos desconocidos para reconstruir el sentido de las cosas. Después de todo no somos más que un manojo biológico que se mueve despiadadamente hasta el final. Una maquinita viscosa que se aferra al aire sin importar cuan espantosa sea la realidad. El camino por encontrar es la realidad escondida que los demás no pueden ni atisbar. El universo paralelo donde la única ley que vale es la propia.

Mi fantasia de vivir en un sanatorio es mas bien la fantasía de morir a la percepción. Dejar de sentir. Entregarme a las pastillas y soltar la responsabilidad de seguir manteniendo a un personaje que es capaz de adaptarse a la sociedad en lugar de simplemente soltarse a su verdadera naturaleza extraña y no hablar nunca mas con nadie. Esperar la muerte apaciblemente o encontrarla violentamente y lo mas pronto posible.

Talvez la locura se tan sólo eso. El instinto de muerte y soledad en oposición al instinto de reproducción y vida. La renuncia total a mantener al personaje social y la entrega total al monstruo que vive dentro.

El que no ha mirado a la locura de cerca no entiende cuán atractivo es descansar en sus brazos de hiena voraz.

5 comentarios:

Flaura Ponte dijo...

No sé, o no creo, que nunca haya abrazado la locura pero sí que me resulta extremadamente tranquilizadora la idea de dejar de luchar.

Sullen dijo...

Extrañaba tus entradas Adri. Seduce la idea sobre "la entrega total al monstruo que vive dentro"

Y si somos unas maquina que responde a reglas de la fisica y la biologia, pero que tiene particularidades que le permiten tener consciencia, memoria e imaginación. ¿no crees que eso es fantástico? Y sin embargo, nuestros conflictos son (en parte) ocasionados por ello.

Nos hundimos Adri.

Erza elf dijo...

http://mysweetstorms.blogspot.com/

surcos dijo...

Oh! Me encantó.

mc dijo...

Ese dibujo es una ma-ra-vi-lla